• Background Image

    Consejos imprescindibles para tu primer salto de puenting

    17 agosto, 2017

17 agosto, 2017

Consejos imprescindibles para tu primer salto de puenting

Desde hace tiempo me han llamado la atención los deportes extremos, aunque hasta
hace poco no tome la decisión de practicar alguno, en parte por desconocimiento. Así que me
propuse encontrar alguna actividad de este tipo cerca de A Coruña, la ciudad donde resido, y a través de la plataforma Besherpa encontré la actividad puenting en Noia, cuya foto me llamó la atención. Así fue como me decidí a hacer mi primer salto de puenting.

A continuación hablaré un poco de mi experiencia y de los consejos que deben tener presentes
aquellos interesados en esta actividad.

Un poco de historia

El puenting es un deporte extremo que fue inventado tal y como lo conocemos hoy en día en
1979 en Francia, sin embargo esta práctica estaba inspirada en una ceremonia ritual polinesia,
en la que los habitantes de la isla de Pentecostés (Vanuatu) saltaban al vacío desde unas
grandes plataformas de madera con lianas atadas a los tobillos durante la época de cosechas.

Un habitante de la isla de Pentecostés, salta al vacío en un ritual.

Un habitante de la isla de Pentecostés salta al vacío en un ritual.

Tipos de salto

Esta no solo es una de las experiencias más emocionantes que se pueden practicar, sino que
además es apta para todo tipo de gente. Incluso pueden realizarla los no iniciados en los deportes de
aventura ya que no es necesaria una gran preparación.

Lo primero que hay saber es que existen varios tipos de salto:

  • Sistema pendular: es el más común. Se ata un extremo de una cuerda a la estructura
    del puente y el otro extremo a un arnés a la altura de la cintura. El resultado es un salto
    al vacío seguido de un movimiento pendular.
  • Goming: es muy parecido al anterior, pero en este caso se utiliza una cuerda elástica, sustituyendo de esta forma el movimiento pendular por un rebote.
  • Bungee jumping: es el más conocido popularmente. En esta modalidad se salta al vacío con una cuerda elástica atada a los tobillos.
Consejos antes de saltar

Cuando hayas decidido que modalidad te interesa más, es importante tener en cuenta que
debes estar en unas condiciones físicas y psíquicas adecuadas. No es recomendable para
embarazadas, personas que padezcan enfermedades de corazón o de tipo nervioso. Al margen
de esto, asegúrate de estar convencido de lo que vas a hacer y de haber descansado bien la
noche anterior. ¡No necesitas nada más!

Una vez tomes la decisión de practicar puenting, existen una serie de instrucciones para llevar
a cabo el salto de la manera más segura y satisfactoria:

  1. Procura no mirar demasiado al vacío, especialmente si estás nervioso o te da miedo la experiencia. Con un vistazo rápido para que sepas desde donde vas a saltar es suficiente.
  2. Una vez tengas colocado el arnés y te sitúes en la zona de salto debes estar seguro de que vas a saltar. Llegados a este punto no hay marcha atrás.
  3. Mira al horizonte y salta hacia delante con todas tus fuerzas (recuerda no mirar al vacío, este sería el peor momento para hacerlo). Esto es especialmente importante en los saltos pendulares, puesto que cuanto más lejos saltes, más recorrido abarcará el movimiento pendular. Esto hace que la cuerda absorba mejor la fuerza de la caída, evitando posibles tirones y alargando la duración del salto.
Procura no mirar demasiado al vacío, especialmente si estás nervioso o te da miedo la experiencia.

Procura no mirar demasiado al vacío, especialmente si estás nervioso o te da miedo la experiencia.

Mi experiencia en mi primer salto de puenting

En primer lugar, he de decir que es mucho más fácil explicar cómo saltar que hacerlo. En mi
caso pese a estar completamente decidido, a la hora de la verdad cometí el error de mirar
demasiado al vacío, lo cual me hizo estar mucho más nervioso de lo que esperaba. A pesar de
ello la decisión ya estaba tomada y decidí saltar de todas formas.

Me puse el arnés, pasé la valla que bordeaba el puente y me dispuse a tirarme al vacío, sin
embargo los nervios y la tensión de mi cuerpo me impidieron saltar hacia delante todo lo que
me hubiese gustado. Aún así no hubo ningún problema, no noté ningún tirón de la cuerda ni
me hice ningún tipo de daño, simplemente el movimiento pendular fue menos pronunciado de
lo que podría haber sido.

Con mi amigo Eddie momentos antes del salto.

Con mi amigo Eddie momentos antes del salto.

Con respecto al salto en sí, he de decir que todo el miedo y los nervios desaparecieron en
cuanto salté, aunque creo que durante la mitad del tiempo que dura la caída no fui
plenamente consciente de lo que estaba haciendo. Por eso creo que es recomendable realizar
dos saltos en lugar de uno, ya que seguramente el segundo será mucho más satisfactorio que
el primero.

Artículo escrito por Jorge Novo.

2 Comentarios
  • Pastor, 17 agosto, 2017 Responder

    Guau increíble artículo! Es como si pudiera ver el salto mientras lo leo
    Muchas gracias


Deja un comentario

Deja un comentario